South-East Asia IPR SME Helpdesk

Estudio de caso de marca comercial 19

Contexto

Una pequeña empresa británica elabora una línea de ropa muy apreciada con la marca comercial SHO.

Esta empresa comercializa su marca en la ASEAN a través de un distribuidor. El distribuidor informa a su socio británico de que ha detectado ropa falsificada con la marca SHO a la venta con un precio menor en el mercado de su país. La empresa británica contrata a unos investigadores para comprobar este extremo.

Tras llevar a cabo un estudio de mercado, los investigadores descubren que efectivamente varias tiendas venden ropa falsificada con la marca SHO.

Decidido a dar con la fuente de los artículos falsificados, el director general de la empresa británica inicia una larga investigación y finalmente encuentra al importador. Para cuando logra identificar y localizar al importador, el stock de prendas falsas se ha agotado y el siguiente cargamento no está previsto hasta cuatro meses más tarde. La empresa británica tuvo que esperar todo ese tiempo para llevar a cabo una confiscación a gran escala.

Para no alertar al importador de los productos falsificados, se permitió a los minoristas continuar comercializando la mercancía fraudulenta durante dicho periodo.

Resultado

Seis meses después de tener constancia de la mercancía presuntamente falsificada la policía realizó una redada en las instalaciones del importador. Mientras tanto, la empresa británica comenzó a recibir presiones del mercado local para que redujese los precios de sus productos. Por otra parte, descubrió que también se falsificaban sus artículos a nivel local.

Lecciones de PI

  • La inversión necesaria para dar con un infractor concreto resultó ser elevada. Habría sido más rentable enviar cartas de advertencia a los minoristas, por ser estos los que generan la demanda para los importadores de falsificaciones. Los minoristas no suelen ignorar este tipo de advertencias ya que corren el riesgo de enfrentarse a una acción legal y a los elevados costes que ello conlleva.
  • Deberían haber advertido a la empresa británica que no era posible erradicar la actividad de usurpación de marca por completo y que era más adecuado adoptar una estrategia menos costosa para abordar el problema.
Categoría: